Psicocanarias.com       

Consulta de Psicología

Juan Carlos Jorge González

Licenciado / Máster (MECES3) en Psicología y Especialista Universitario en Hipnósis Clínica.

Colegiado nº. T-2540 del Iltre. Colegio Oficial de Psicólogos de Santa Cruz de Tenerife.


  Cita Previa: 646748423 Whatsapp / psicocanarias@gmail.com / Horarios de mañana y tarde.
Consulta, atención a domicilio (según zonas) y online (email - videoconferencia).
Calle Viana, 5. 38201 La Laguna, Tenerife. España


Escuela de Padres


La conducta, o el comportamiento como lo solemos llamar, se aprende desde los primeros momen­tos de la vida del niño, y el conocer a tiempo las leyes que rigen este aprendizaje nos permitirá educar mejor a nuestros hijos y evitar problemas que puedan influir  negativa­mente en su desarrollo personal

En este sentido, los puntos más importantes sobre los que trabajamos son cómo se aprende la conducta y los distintos métodos para po­der incrementar los comportamientos adecuados y mo­dificar los inadecuados.

Partimos de la idea central de que los padres tenemos una gran influencia en el comportamiento de nuestros hijos y que este comportamiento es aprendido y puede modifi­carse. Por ello, estamos convencidos de que con el estu­dio y puesta en práctica de los métodos y principios que presentamos, los padres estarán en condiciones de influir positivamente en la conducta de sus hijos y, por tanto, en su desarrollo.

Inicialmente, es importante que se tenga en cuenta qué conductas estamos "reforzando y cuáles no, y si las conductas que reforzamos son las adecuadas. En este sentido, cualquier reacción por parte de los padres du­rante o inmediatamente después de cualquier conducta de su hijo, la refuerza: ya sea prestándole atención para alabarle o para regañarle o reprenderle.

Cuando el niño realiza una conducta inadecuada, si no le prestamos ningún tipo de atención estaremos con­tribuyendo a que abandone esa conducta. Por el contra­rio, si queremos que realice más frecuentemente una de­terminada conducta deberemos reforzar su acción por medio de nuestra atención, alabanzas, palabras de áni­mo, caricias, etc. En conclusión, una conducta se man­tiene o desaparece según los efectos o consecuencias que se obtengan tras su realización.

Sin embargo, a la hora de enfrentarnos con el análi­sis de la conducta de los niños y antes de tratar de iden­tificar los posibles problemas que ésta pueda presentar, deberíamos preguntarnos sobre algunas cuestiones pre­vias que nos darán la dimensión exacta en la que se mueve la conducta de nuestro/s hijo/s. De esta manera, tal vez descubramos que lo que atribuimos a un problema de conducta del niño es, en realidad, un problema deriva­do del entorno en el que se mueve, o, quizá, pueda de­berse a nuestra actitud hacia él, o ambas cosas a la vez.

De este modo, deberíamos contestar a preguntas ta­les como:

¿Es la conducta del niño apropiada para su edad, in­teligencia o nivel alcanzado en el desarrollo de las habi­lidades sociales?

Puede que el niño a pesar de tener una edad, inteli­gencia o nivel de habilidad social adecuados, presente problemas en su conducta y, por ejemplo, a los ocho años no sea capaz de vestirse solo. En este caso podría­mos hablar de un problema de conducta. Pero, igual­mente, también puede suceder que exijamos al niño co­sas que por su edad, inteligencia o nivel de habilidades sociales alcanzado, no pueda realizar. Es frecuente escu­char a los padres quejarse de lo inquietos y traviesos que son los más pequeños, y lo que para los padres es un problema, no deja de ser una conducta típica de los ni­ños que intentan explorar y conocer el mundo que les rodea. De esta forma, una conducta que puede ser en­tendida por los padres como problemática, no es más que una conducta típica de la edad.

¿Es el entorno familiar en el que se mueve el niño el adecuado para cubrir las demandas razonables del niño? ¿Satisface el ambiente las necesidades, y no sólo las físicas, del niño?

Si tenemos presente que el primer lugar donde el niño se mueve y desarrolla es la familia, se compren­derá que es aquí donde va a ir adquiriendo los hábitos y reacciones típicas de su comportamiento y  donde va a estar sometido a los primeros modelos de conducta. Ese ambiente familiar es el que irá conformando su conduc­ta y su personalidad.

Muchos padres se extrañan del comportamiento de sus hijos, pues piensan que les prestan el cariño y la atención que necesitan. Quizá no saben que les están prestando atención cuando hacen cosas inadecuadas y, por el contrario, les niegan dicha atención cuando los ni­ños actúan de forma adecuada, pensando que actuar adecuadamente es lo natural.

¿Qué consecuencias, tanto agradables como desa­gradables, produce la conducta del niño en su entorno, padres, hermanos, personas que le rodean y sobre el pro­pio niño?

Cualquier reacción por parte de los padres y perso­nas del entorno del niño, durante o inmediatamente después de cualquier conducta que éste realice, la re­fuerza: tanto la alabanza para premiarle, como la repri­menda para intentar corregirle.

Si sólo prestamos atención a sus acciones cuando llora, pega, moja la cama o da la lata, estaremos reforzando esas conductas, pues con ellas el niño estará consi­guiendo que le prestemos esa atención que reclama. Por el contrario, si cuando el niño realiza conductas adecuadas y mantiene un comportamiento correcto no le prestamos atención, pues consideramos que lo que hace el niño es lo natural, lo que debe hacer, no reforzaremos esas conductas, con lo que estaremos contribuyendo a que el niño deje de hacerlas, debido a que con esas ac­ciones no consigue ningún tipo de atención o refuerzo de sus padres.

En resumen, es importante que se tenga en cuenta que el niño tiene un nivel de desarrollo y realiza unas conductas que vienen determinadas, de una parte, por sus limitaciones biológicas y de desarrollo, es decir, por la edad que tiene; y por otra, por lo que va aprendien­do día a día. Todo ello enmarcado en un ambiente que facilitará o impedirá la adquisición de ciertos hábitos y conductas y del que los padres son en gran parte responsables.

Nuestro programa para padres de basa en la formación en estrategias sobre:

  •  Cómo definir y medir la conducta
  • Antecedentes y consecuentes de la conducta
  • El uso de las consecuencias para cambiar la conducta
  • Técnicas para incrementar una conducta
  • Técnicas para reducir o eliminar conductas
  • Técnicas para modificar las conductas inadecuadas
  • Solución de problemas
  • Emociones y aprendizaje
  • Modelado
 

 Si quieres resolver alguna situación en tu familia, o quieres mejorar tus habilidades como padre/madre...

  

CONSÚLTAME

_____________________________________________________________________________________________


Cita Previa: 646748423 Whatsapp / psicocanarias@gmail.com / Horarios de mañana y tarde. Consulta y a domicilio.
Calle Viana, 5 . 38201 La Laguna, Tenerife. Islas Canarias - España


(2016) PSICOCANARIAS.COM. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. FOTOS Y DISEÑO: JCTXELL
INICIO
►(click aquí)◄
_______________________


SOBRE MÍ

►(click aquí)◄
_______________________
HIPNOSIS
►(click aquí)◄
_______________________
DEJAR DE FUMAR
►(click aquí)◄
_______________________
CONTROL DEL ESTRÉS Y
TÉCNICAS DE RELAJACIÓN
►(click aquí)◄
_______________________
COMPORTAMIENTO Y
ESCUELA DE PADRES

►(click aquí)◄
_______________________
TERAPIA DE PAREJAS
►(click aquí)◄
_______________________
SEXUALIDAD
►(click aquí)◄
_______________________
CONTROL DEL PESO
►(click aquí)◄
_______________________

RESILIENCIA
►(click aquí)◄
_______________________


OTRA INFORMACIÓN DE INTERÉS


¿Qué es un tratamiento Psicológico?

"Un tratamiento psicológico es una intervención profesional, basada en técnicas psicológicas (...)"

"(...) busca eliminar el sufrimiento de otra persona o enseñarle las habilidades adecuadas para hacer frente a los diversos problemas de la vida cotidiana. Ejemplos de esto son ayudar a una persona a superar su depresión o reducir sus obsesiones, trabajar con una familia con conflictos entre sus miembros para que sepan comunicarse mejor, o enseñar a un adolescente a relacionarse con otros compañeros de modo más sociable y menos agresivo (...)"

LA EFICACIA DE LOS
TRATAMIENTOS PSICOLÓGICOS
Documento de la Sociedad Española
para el avance de laPsicología
 Clínica y de la Salud. Siglo XXI.

►(leer completo)◄
_______________________

Código Deontológico
de la profesión de Psicólogo/a
►(leer completo)◄
_______________________

Enlaces

AAHEA
Asociación para el Avance de la Hipnosis Experimental y Aplicada

AEMCCO
Asociación Española de Metodología de las Ciencias del Comportamiento

SEPCYS
Sociedad Española para el avance de la Psicología Clínica y de la Salud. Siglo XXI

APA
American Psychological Association

CIE 10
Clasificación de los trastornos mentales según los criterios de la Organización Mundial de la Salud
(En las páginas de Eutimia.com)

COLEGIO OFICIAL DE PSICÓLOGOS
Página Estatal del Colegio Oficial de Psicólogos

Psicología de la Actividad Física y del Deporte

Psicología Clínica y de la Salud

Psicología de las Drogodependencias

Psicología de la Educación

Psicología de la Intervención Social

Psicología Jurídica

Psicología del Trabajo y de las Organizaciones

DSM-IV TR
Clasificación de las enfermedades mentales según la APA - American Psychological Association
(En las páginas de Eutimia.com)

EFPA
European Federation of Psichologist's Associations

FACULTAD DE PSICOLOGÍA - Universidad de la laguna (ULL)

UNIVERSIDAD DE LA LAGUNA - ULL

IAAP
International Association of Aplied Psychology

PSIQUIATRIA.COM

SCIRUS
Información y artículos científicos

SOCIEDAD ESPAÑOLA PARA EL ESTUDIO DE LA ANSIEDAD Y EL ESTRÉS
Facultad de Psicología. Universidad Complutense de Madrid

LA PÁGINA DEL TABACO
Página general de información sobre tabaquismo, riesgos, beneficios por dejar de fumar...

sedet
Sociedad Española de Especialistas en Tabaquismo.

SEPAR
Sociedad Española de Neumología y Cirugía Toráxica.